martes, 8 de mayo de 2018

martes, 27 de febrero de 2018

Votos, impuestos y pensiones.

Los optimistas más recalcitrantes tendemos a pensar que los pactos parlamentarios y la competencia electoral deberían mejorar nuestra política, los hechos en la España de las últimas décadas nos dicen todo lo contrario, el apuntalamiento de los gobiernos del PSOE y del PP por parte del PNV ha otorgado a los servicios públicos del País Vasco una sobrefinanciación de unos 2.000 € por habitante a costa del resto, 4.000 millones de € al año gracias al estéril, al menos en ese aspecto, enfrentamiento izquierda-derecha. 
De las pérdidas por la construcción nacional en Cataluña podremos hablar cuando terminen de caer los escombros y acabemos de recogerlos. 

La pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas ha dado lugar a movilizaciones y a que se reabra el debate sobre la última reforma, el caldo de cultivo es el de un parlamento que exige acuerdos y una interminable precampaña electoral en la que me temo viviremos como Murray en el día de la marmota.

Vayamos a los datos y veamos cómo se distribuye la cuantía y el número de pensiones en España:
(Enero 2018)














Las pensiones entre 600 y 735 €/mes son las más habituales, casi 2,5 millones de las 9,5 millones que hay. 

La seguridad social cierra 2017 con un déficit de 18.800 millones de € (en torno al 50% del total del déficit público) pese a haber batido la marca histórica de ingresos por cotizaciones. 

La subida del 0,25% anual no contiene el crecimiento del gasto en pensiones en la misma medida, ya que la esperanza de vida crece y además los nuevos pensionistas cobran mucho más que los que fallecen. Es el llamado efecto sustitución, las nuevas pensiones se acercan a los 1.350 € mensuales mientras que los que causan baja en el sistema tienen menos de 970 €. Ésto hace que el crecimiento sin revalorizaciones esté en un 3% anual.

Si tomamos ese crecimiento orgánico del 3% y además añadimos una revalorización anual del 0,25%, el 2% o el 3%* el déficit en las cuentas de la seguridad social en 2024 (sólo de ese año, no del acumulado) sería de 35,5 mil millones de €, 72,4 mil millones de €  y 117,8 mil millones de € suponiendo que las cotizaciones crezcan un 2% cada año. Para los audaces se puede cambiar la incógnita: para subir un 0,25%, un 2% y un 3% las pensiones es necesario que crezcan cada año los ingresos por cotizaciones un 3,39%, un 6,52% y un 9,63% para equilibrar las cuentas, ni que decir tiene que una crisis nos cogería con el pie cambiado y sin posibilidad de demasiadas maniobras.

¿Es posible subir las pensiones? sí, actualizar las de 2018 al IPC supondría algo más de 2,2 mil millones de €, se puede comparar con el cupo, la equiparación de sueldos de los funcionarios o incluso la casi olvidada (pero vigente) deducción por compra de vivienda superó los 1,2 mil millones de € (y 3,9 millones de beneficiarios).

¿Es conveniente? a corto plazo para los beneficiados sí, perdón por el perogrullo nivel galáctico, del 0,25% al 2% en una pensión de 1.000 €/mes habría una mejora de 17,5€ mes, 245 € al año. 

¿Es deseable? sinceramente creo que no y conviene activar el espíritu del Pacto de Toledo y del artículo 135 de la Constitución, no debemos pensar sólo en pagar las pensiones de 2018, queremos poder hacerlo dentro de 10 y 20 años y eso exige que el sistema sea sostenible (y ni siquiera hay certeza de que siendo prudentes la demografía no haga inviable el intento). Una subida de 100 pb en el coste de la deuda, un 1% supondría más de 11,4 mil millones de € al año en intereses.

Somos un país rico, viejo y propietario pero fuimos un país joven y emergente cuando trabajaban muchos de los que hoy están jubilados, con su esfuerzo, el nuestro y el de sus padres llegamos hasta nuestro pico de 2008 y ese país no se parecía casi nada al de 1958, en ese camino muchos de nuestros jubilados han llegado habiendo contribuido muy poco al fondo de pensiones y llevamos diez años en los que muchas rentas han sufrido y las oportunidades han escaseado, los mayores de 65 han sido los que menos han perdido en la década de la resaca después de la fiesta de la burbuja.

Encuesta de Condiciones de Vida (INE)


Para pagar el gasto público corriente (que está en máximos) si no queremos reducir gastos habrá que recaudar más, no cumplir el déficit no es opción y menos para los pensionistas, como pudimos ver en Grecia o Portugal las pensiones han llegado a bajar un 40%.  

Parece impensable que podamos acercarnos de nuevo y voluntariamente al precipicio y más ahora que se desinflan las opciones más revolucionarias pero resulta inquietante que un partido con el pasado del PSOE en la implantación del sistema de pensiones, del pacto de Toledo o del artículo 135 que tanto han hecho por la tranquilidad de los pensionistas juegue con frivolidad a decir que un impuesto a la banca puede financiar la subida de las pensiones, todo el beneficio de la banca por su actividad en España con sus más de 400.000 trabajadores son unos 15.000 millones de € anuales, no creo que piensen expropiarlo al 100% y ni con eso llegaría con las proyecciones que hemos mostrado, pero es que para más inri sería dispararse en el pie, ya que sí hay ingresos potenciales en la privatización de Bankia, unos ingresos que se reducirían si hay expectativas de alzas fiscales.

El electoralismo de todos los partidos del panorama actual y la elasticidad de los principios nos deben poner en cautela, si además la materia se presta al acuerdo táctico y fuera del Pacto de Toledo la cautela debe ir con distintivo especial.

La banca o sucesiones no pueden cubrir esas necesidades y el impuesto pese a haber sido confiscatorio en algunas ccaa no ha destacado por su gran potencia recaudatoria. Sí es más tangible recaudar más con los impuestos a los hidrocarburos, electricidad y especiales, ahí sí hay 15.000 millones de € al año de ingresos para el Estado ya con el nivel actual, pero también muchos votantes que quedarían escaldados, también es notable la recaudación por IBI, hoy es local y así se explica el superávit de los ayuntamientos que van a poder invertir 5.000 millones de aquí a sus elecciones. Electoralmente sale rana tocar a 20 millones de hogares con vivienda en propiedad para poder pagar a 9 millones de pensionistas, sobre todo porque más del 90% de los pensionistas son a la vez propietarios. 


Que suban sin miedo las pensiones y todos los gastos que puedan dar rédito electoral ¡ya lo pagarán los gamusinos!





* Sin duda la estimación exige matices pues cambiará el efecto sustitución, seguirá en vigor el progresivo retraso de la edad de jubilación y puede cambiar la esperanza de vida, pero como marco de análisis nos sirve.

Adjunto una entrevista que se me hizo sobre el tema:
http://www.azperiodistas.com/andres-gonzalez-la-tranquilidad-de-los-pensionistas-es-fundamental-se-lo-merecen/2994
Y la tertulia de Capital Radio en el que se abordó este post:
http://capitalradio.es/iva-irpf-impuestos-subimos-pagar-pensiones/?doing_wp_cron=1520931915.0538699626922607421875

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Tertulia de Capital Radio. #Podcast UBER, salarios.

Podcast