jueves, 7 de abril de 2011

If you wannabe

Según los portavoces del Partido Popular, su programa económico tiene como objetivo la recuperación de la confianza y la austeridad del gasto público, con las empresas públicas y las duplicidades en la administración en el punto de mira.

Esta recuperación de la confianza sería el resultado de la salida del poder de un gobernante errático como Zapatero y se traduciría en un incremento del consumo y la inversión y, como consecuencia de esto, en una mejora en el empleo. El caso es que Grecia, Portugal e incluso el Reino Unido han cambiado de primer ministro sin que se haya producido semejante catarsis; más bien, en los primeros casos el efecto ha sido el contrario.

Montoro, Rajoy o Soraya Saenz apelan al espíritu del 96 para invocar un nuevo caudal de confianza. Lo que no aclaran es si esto implicará contraer nuevas y mayores deudas. Sospecho que sí, ya que ellos, como los sindicatos, CiU o el PSOE aluden a la tan deseada reactivación del crédito.

Tirando de hemeroteca, vemos que el núcleo de aquellas reformas pergeñadas en el 96 (y ejecutadas en el 97) dio lugar a la burbuja inmobiliaria vivida en España durante la última década.

Gráfico 1: Portadas de la prensa el 22 Febrero de 1997 tras los decretos urgentes de reformas de la economía.





















El País: Rato presenta un catálogo de reformas.    El País: 77 Medidas en 13 áreas.


Aunque se apele a ese espíritu reformista, nos encontramos con que un buen número de cosas son sencillamente irrepetibles:

- No se podrán construir de nuevo 3 millones de viviendas por legislatura.
- No se podrán privatizar una vez más Telefónica, Endesa, Repsol, SEAT, Tabacalera, Argentaria o Iberia. De paso, conviene recordar que lo recaudado por la venta de todas esas empresas (30.000 millones de euros) constituye solo un tercio de lo que se pide hoy para el FROB (90.000 millones de euros).
- Congelar el sueldo de los empleados públicos (dados los recortes, supondría subirles el sueldo).
- Congelar la tarifa eléctrica (pues se ha acotado el déficit de tarifa por ley).

Las declaraciones de Rajoy, según las cuales la reestructuración de las Cajas de Ahorro supone malvenderlas, no pueden ser más decepcionantes: si los inversores privados no pagaran nada por el capital y se hicieran cargo de las deudas, el importe que se ahorraría el Estado sería mucho mayor que el de las buenas privatizaciones de los 90. ¿Cuál es entonces el precio de saldo, la venta de las cajas o quizás las privatizaciones de antaño?

El problema de nuestra economía es un problema de deuda y déficit exterior. Y estos lodos derivan de los viejos polvos reformistas del 97, unidos a la hiperactividad de las cajas. Problemas estos que los sucesivos gobiernos de Zapatero no quisieron afrontar pese a que conocían perfectamente la situación.

El discurso de la restauración de la confianza no difiere demasiado de la publicidad de Rumasa. Ser capaces de generar crecimiento y obtener financiación no basta cuando las deudas que se contraen no se pueden pagar.

 

No es la confianza el problema. España goza de más confianza de la que merece, entre otras cosas por las reformas que Zapatero-Pablo hizo corrigiendo a Zapatero-Saulo tras su repentina caída del caballo (empujado por Merkel) en mayo de 2010. Y bien es verdad que con las reformas de mayo del 10 hemos ganado tiempo  para evitar el desastre -tiempo que hemos robado a quienes esperan a que la situación mejore, muchos de ellos en el paro- y respaldo de la unión monetaria. Pero ni esos recortes son la solución, ni el respaldo es gratis.

La solución solo puede venir de una reducción de deudas y un saneamiento de balances. La conversión de las deudas de nuestras entidades financieras en capital: sería una solución óptima y supondría que las pérdidas serían compartidas por quienes les prestaron irresponsablemente. Por contra, la socialización de estas pérdidas sería un expolio gigantesco y del que difícilmente nos recuperaríamos en décadas.

Sin embargo, ¿qué dice el PP de la capitalización de las Cajas y del presupuesto público? Si atendemos a las posturas de Camps o Feijoo es para echarse a temblar. ¿Y qué dice Montoro?

Las soluciones del 96 nacen muertas. Son más bien el origen del problema, y suenan tan anacrónicas como algunas de las tonadillas que tanto éxito recabaron por aquellos primaverales días.

 







-

10 comentarios:

  1. Comentario de Panzer 73 en Meneame:

    Es que el mayor activo del PP ahora mismo es la presunta bonanza que vivimos bajo el gobierno Aznar. Digo presunta porque se basó en pilares de barro

    - El primer pilar de la politica economica aznariana fue basar la economía en una estafa piramidal como fue la burbuja inmobiliaria promovida desde el poder a mediados de los 90 (ley de liberalización del suelo, incentivos fiscales compra de vivienda, bajón repentino en los tipos de interés, etc.). Al final como todas las burbujas la nuestra también terminó explotando, con la gente en la calle y para más INRI endeudada de por vida

    - El segundo pilar de su politica economica se basó en la obtención de fondos a cuenta de malvender las grandes empresas públicas como Telefonica, Repsol, Cepsa, Tabacalera, Argentaria, Endesa, etc. mientras invertía la mitad en I+D de lo que invirtió el actual gobierno (que ya de por si es muy poco). Ahora esas empresas nos sablean desde su posición de monopolios privados.

    - El tercer pilar de la politica econoómica de Aznar fue la recepción de una importante cantidad fondos por parte de la UE (los llamados fondos de cohesión que consiguió el anterior presidente, al que por ello Ansar calificó de Pedigueño), que desde 2007 ya casi no estamos recibiendo.

    - El cuarto pilar se basó en el aumento desaforado de la deuda media de las familias que pasó en su gobierno del 30% del salario anual al 65%, gracias a unos tipos de interés engañosa e insosteniblemente bajos. Pero esta vez la expansión ya no podrá basarse en el endeudamiento a largo plazo familiar... porque ya estamos endeudados hasta las cejas.

    Unos pilares muy endebles los de Anzar como se ha demostrado con el tiempo... nos creimos que eramos ricos y al final los únicos ricos de verdad han sido unos cuantos señores del ladrillo y los concejales que les favorecían.

    Pero vamos, si el PP ahora tiene la receta mágica para arreglar el paro bienvenidos sean. Eso sí, quizás sería mejor que fuesen aplicando esa receta allí donde gobiernan -Valencia, Canarias o Murcia por ejemplo- porque de momento ahí solo han conseguido crear más paro y más deuda que nadie...

    ResponderEliminar
  2. Montoro sobre la confianza

    http://www.youtube.com/watch?v=UR0k44kjqXk

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy de acuerdo con Montoro. El problema es la confianza, porque no hay quién se fíe de nosotros.
    Una entrada fabulosa, como siempre. Este es el blog que más sigo por la calidad de las entradas.
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece exagerado o mas bien inexacto, simplificar que el origen del problema sean las medidas aplicadas en el pasado. Debemos recordar que Aznar se encontró el Pais en Bancarrota, y que aquellas medidas eran las correctas. Entre la aplicación de las mismas, y la situación actual, tenemos dos legislaturas de los depredadores, que han vuelto a arruinar a este Pais. Ahora toca aplicar otras medidas.

    ResponderEliminar
  5. Revisemos los números. Es inexacto por más que en 1996 hubo que pedir un crédito urgente para pagar las pensiones que él Estado estuviera en bancarrota. Situación que si se asume el agujero de las cajas si podría ser una triste realidad hoy

    Ver la situación desde un punto de vista partidista o electoral aporta poco cuando todos los que han tenido una cuota de poder en los últimos 3 lustros son responsables. No es el pp lo que no sirve. Son las recetas de los 90 y sus cocineros los que no son alternativa.

    ResponderEliminar
  6. Parece que se impone la necesidad. Deberías explicar cuál era la situación de este país en 1996, a qué se debía esa necesidad de pedir un crédito y en qué se diferencia la polítca del PSOE anterior a 1996 y la del PP posterior. Si es que se diferencian tanto.
    Entiendo que no lo hagas en un comentario, porque eso da para una nueva entrada.
    ¿Pido demasiado?

    De todos modos, creo que el comentario anterior es partidista, a no ser que las afirmaciones tan rotundas las apoye con datos en un nuevo comentario. Me gustaría leerlo.

    Más que un seguidor del blog, parezco un "profe" poniendo deberes. O peor aún, un alumno que falta a clase y pide los apuntes.

    ResponderEliminar
  7. Habrá post esta semana sobre la situación en el 96 y ahora. Acepto el reto

    ResponderEliminar
  8. Esto no se arregla ni con unos ni con los otros, el problema de España es de envergadura, solo se soluciona con unos planes de desarrollo pactados entre todos, unos planes para el 2012-2022, esto si que generaría la confianza de Bruselas, para conseguir refinanciación.
    Hay que reducir deuda, hay que sanear balances, pero sin un mayor peso industrial, sin las reformas necesarias el déficit comercial seguirá estando

    ResponderEliminar
  9. La recaudación neta por ingresos tributarios del Estado se situó en 10.609,97 millones de euros en los dos primeros meses de 2011, lo que supone un descenso del 35,3% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, y una tasa de realización del 62,6% sobre unos derechos reconocidos que sumaron 16.325,34 millones de euros hasta el 30 de septiembre, un 23,9% menos que hace un año.

    Según revela el último Boletín Parlamentario de Economía y Presupuestos remitido al Congreso de los Diputados, al que tuvo acceso Europa Press, la recaudación neta de impuestos directos y cotizaciones descendió un 38,4%, hasta los 5.209,91 millones de euros, y la de los indirectos, un 25,3%, hasta los 5.343,18 millones de euros, de los que 8.847,67 millones corresponden al IVA.

    Por su parte, la recaudación neta obtenida por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) cayó un 26,5%, hasta los 4.901,59 millones de euros, mientras que los derechos reconocidos netos se redujeron un 28,6%, hasta los 6.346,42 millones.

    La recaudación neta por el Impuesto de Sociedades pasó de anotarse un saldo positivo de 764,55 millones en los dos primeros meses de 2010 a uno negativo de 150,87 millones hasta el 28 de febrero de 2011, con unos derechos reconocidos que alcanzan los 1.630,54 millones de euros, un 56,8% menos respecto al ejercicio anterior.

    Asimismo, la recaudación del Impuesto sobre la Renta de no residentes cayó un 70,8%, hasta los 240 millones de euros, y las tasas, precios públicos y otros ingresos disminuyeron su recaudación un 92,8%, hasta los 56,87 millones. Por contra, Sucesiones y Donaciones subió su recaudación un 5,6%, hasta los 7,5 millones de euros.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por este artículo tan bueno. Yo me temo que la solución del PP va a pasar por más ladrillo si cabe en algún lugar de españa virgen y sobre todo por el aumento de la deuda soberana que es todavía muy baja. Es decir un suicidio colectivo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.